24 may. 2012

Mi nuevo objetivo vital

Mi vecina de arriba no para de follar la muy maldita.
1.30am y ya está ella como un reloj suizo gimiendo como si no hubiera mañana. 
Yo tengo mis serias dudas de que esta mujer no esté simplemente saltando sobre su cama y dando el concierto solo por joderme la vida.
La otra noche se lo contaba a un amigo mientras la oía y la llegué a grabar (el sonido), porque nadie me cree que sea tan exagerada la cosa.
He vivido en muchos pisos ya en varias ciudades y obviamente he escuchado muchas cosas, igual que en el colegio mayor, donde lo oías tanto que te daban hasta ganas de animar.
Pero esta no sé porqué me está comenzando a molestar. 
Anoche en un arranque entre furia, sueño, calor y envidia, grité: "Coleeeega!! me alegro por ti pero baja el volumen!!" Au contraire, le dió más fuerte si cabe. Salí al salón y vi a mi gato el pobre rozando la esquizofrenia cada vez que oía los golpes de la cama y el agudo al que llegaba esta señora.
Me dormí maquinando un terrible plan, me veía ahí en la cama a oscuras, asándome de calor, con los ojos brillándome en la oscuridad, como los malos de los dibujos animados. De pronto me dio una risa (lo juro) que fue torciéndose a malévola, y cerré los ojos murmurando "prepárate hija de puta, esto es Esparta...voy a ser tu peor pesadilla". 

4 comentarios:

Linda dijo...

HAHAHA oh your sufferings... hahahahah

Andrea dijo...

Life is a bitch sometimes.

Anónimo dijo...

Una compañera de instituto tenía el mismo problema, pero en vez de gemir decían: "¡cóorrete!, ¡cóooorete!", y harta ya de tanto concierto gritó: ¡cóorete ya de una p*** vez, que quiero dormir!, a lo mejor sirve ..XD
Ana V.

Andrea dijo...

Hola Ana, gracias por el consejo, pero después de alguna intervención he dejado de oirles tanto, eso o mi sueño ahora es más profundo y no me entero de nada :)