16 dic. 2008

Ullate y el resto de la vida.


Bueno, es que yo llevo aquí varios días sin escribir, siguen pasando cosas y no me puedo saltar algo importantísimo de la semana pasada…¿A quién vi bailar el Viernes pasado en el Real de Madrid? A la compañía de Víctor Ullate (padre) y al propio Víctor al final… bueno, le adoro, le idolatro, y el ballet impresionante. Un conjunto de córeos que resumen la trayectoria de la compañía estos últimos 20 años.
Total que allí que estaba una en el palco entaconadísima viendo un espectáculo que en su mayoría fue genial.
No le pude pedir más al viernes, muchas prisas, pero churros con chocolate, danza y copas. Una buena noche.
El sábado fue un día sedentario que pasó lentamente ante mis ojos y mis agujas de tejer, pero el domingo me levanté con cierta energía y me saqué a pasear. Eleno y yo estuvimos en la Latina (quiero volver) y por su casa en Lavapiés, risas, humo, y una peli en japonés con subtítulos en japonés…qué pasa? Vosotros no lo entendéis? Nosotras tampoco, así que hubo que dejarlo y a las 6 ir a por Maria del mar (mary of the sea) que está más fantástica que nunca y una carcajada andante. Tras merendar con Leonor Watling y el Drexler, nos fuimos a recoger sus cosas. La que se iba a ir a las 9 de la noche se fue a las 11 y de milagro. Un poco surrealista todo, pero con una risa incontenible fruto, más que nunca de la madre naturaleza…Y así me volví a casa sola, en el 152 (ese es, ¿no?) aun descojonada, y contestando mensajes, una vuelta a la adolescencia mensajeril, me hace gracia, no te creas que no.
De vuelta a la semana, estoy al borde del cataclismo…montaje en la galería (tenéis que ver las obras de Aitor Lajarín, una pasada la que está montando), y semana de trabajos (viva el plan Bolonia… ¬¬) en la Universidad, pero ya acaba…Para cuando todo vuelva a empezar, y el 9 haya sustituido al 8, yo volveré a la vida real del estudiante que monta su tienda de campaña en la Universidad desde por la mañana hasta la tarde. Y te digo que lo echo de menos.

11 dic. 2008

4th of July

Aquí en la galería siempre se me queda una mano helada (la derecha) y la otra calentita (la izquierda, naturalmente) porque tengo el calefactor a un lado y de resto hace un frío del carajo. Creo que los galeristas son las únicas personas que trabajan en un sitio cubierto pero que el calor no acompaña. El tema de la calefacción no es la mejor idea para según qué obras, así que me helaba en NY (mucho más) y me hielo en Madrid.
Tras verme la inmensa mayoría de los stands de Basel Miami, he llegado a la conclusión de que la gente en las ferias es muy muy aburrida. Pero mucho. En este tiempo que llevo de preparación internacional y nacional (ahí es ná) me he dado cuenta de que he visto ya muchas cosas, entonces esos espacios sosos y poco llamativos, me parecen una pérdida de inversión. No sé muy bien aquí cómo se preparan para una feria, aunque más o menos lo voy viendo para ARCO, y supongo que será igual que lo que aprendí en NY. Si es así, hay que ser conscientes de que vas a estar rodeado no, rodeadísimo de 500 stands como el tuyo (a menos q seas de los privilegiados de LA ZONA. Si no es así (y si lo es también, qué coño) hay una serie de pautas lógicas que las aprendes en 10 minutos de cómo montártelo, y si al lado tienes a un tipo q ha montado ya nosecuántos stands en USA pues aprendes más. Por eso me sorprendió tanto ayer ver tantísima mierda en Basel Miami. Pero bueno, ellos verán, como el pase es baratísimo...
En fin pues eso, como ya he terminado lo que tenía que hacer hoy (por ahora) me encuentro escribiendo sobre el frío helado que tengo, y las ganas de fiesta polvoroneña y hallaqueña que tengo. (Hallacas: comida típica navideña venezolana). Me gustaría poder pasar las navidades en Caracas, pero me temo que es lo que hay.
Ayer me escribió mi ex-jefe de NY un poco contándome la crisis del negocio ahora y cómo está el panorama. En realidad es lógico conociendo la cartera de clientes de la calle 27.
¿Y si me monto yo mi galería al estilo Perrotin? Sin un duro y viviendo dentro?...tiene pinta de que no, de que no me lo van a pagar ni el banco ni mis padres.
¿Cuándo llegará el Independence Day?

9 dic. 2008

Música I


mmm...Delft...Holanda, qué bonito, no? Vermeer sería fantástico si el ambiente de estudio de las asignaturas no fuera tan deprimente. Motivación nula más allá de ver la obra y pensar en esa Holanda espléndida de la época.
Arggg trabajos inútiles, Plan Bolonia...mátame camión.
Yo tengo tiempo para todo, paaaaaara todo. Y especialmente poco para lo que tengo que hacer con premura. Pereza coño.
El fin de semana largo, al haber estado lleno de kleenex y de medicinas, no voy a decir que lo haya disfrutado al máximo, pero me lo he pasado bien en sus momentos, otros no tanto, y bueno, he hecho alguna que otra cosa útil.
Ahora vuelvo a la puta realidad, y a ver cuanto de puta y cuanto de real, por ahora con la calma e intentando centrarme en las clases estas (llámalo Universidad) donde como no me ponga a hacer trabajos YA a saco me van a dar hasta en el cielo de la boca.
La calefacción está al máximo pero estoy helada...se acerca la Navidad. Muérdago.

7 dic. 2008

Music...I guess

Madre mía.
Estoy con un resfriado de estos que te tocan las narices(nunca mejor dicho), pero ayer, harta de estar en casa decidí salir.
Me llama Sara: "Concierto gratis de jazz en el círculo de bellas artes"
Yo: "Eres mi chica esta noche, muñeca"
Allá que nos fuimos. Dice de ponerse a llover, nosotras por fin nos encontramos y damos con las otras dos...vaya planazo, una portuguesa, una francesa, una israelí y yo que a saber. Entramos, joder qué momento de cultura señores.
Llegamos a la sala, nos sentamos, y en el escenario una mesa, un ordenador, 2 micrófonos, una botella de agua y un saxo aparcado...bueno.
Bajan las luces, la gente se calla, y comienza el amigo. Mi capacidad narrativa no da para expresar el momento. El tipo comienza a hacer sonidos istriónicos con el saxo, toca teclas del ordenador y se repiten constantemente ruidos que no asocio a nada parecido a un instrumento. Repite un par de veces una frase que gracias a una aplicación informática se hace eco eterno...la gente se mira, algunos se levantan y se van, yo miro a Sara, miro a Marina, abrimos los ojos...los chicos de detrás flipan. Nadie entiende nada. Creo que hubo un par de canciones que no aplaudió nadie, no por nada, si no porque no sabíamos cuando acababa una y empezaba otra (en una de ellas nos dió una pista y al acabar bebió agua). Para la 5ª (supongo) se había ido la mitad de la gente, a mi casi me daba la risa según con qué ruido, y me sentí una inculta. Me sentí como la gente esa que viene a la galería o va al museo y dice "qué feo, qué es esto? esto es arte?" una piensa "qué dolor de tí". Pero si, no me entraba en la cabeza.
Santiago de la Torre: Otras músicas. Por si a alguien le interesa o quiere huir.
Ahí estábamos. Una de historia del arte, y dos de organización de cultura, en teoría muy abiertas de mente todas, escurriéndonos en la oscuridad y largándonos de allí cual perras desilustradas. No podíamos más.
Hubo que ir a comer un kebab. Luego la noche pintaba bien, tribunal y volver a huertas a uno de mis grandes descubrimientos en lo que a materia de locales se refiere...pero de esto que tu cabecita te dice: "Andrea, como te la agarres hoy otra vez y mañana estés muriendo te vas a acordar". Así que esta que está aquí volvió a su casa, chachareó con su compañera de piso, leyó un poco y se quedó sopistán.
A veces mi simplicidad me asusta. ¿Significará algo en mi carrera en el mundo del arte contemporáneo (muy) que no fuera capaz de seguir oyendo lo que hacía Santiago de la Torre? ¿Será un vaticinio? ¿O simplemente al chaval, como dijo Sara, se le ha ido la olla?.
Alguna disculpa sonó después en plan: "No hombre, es que esta música no es para escucharla sentado en una sala a oscuras, es para hacer algo más y tal"...y se oye al momento "si, para hacer algo que no te deje oirla".

4 dic. 2008

212


A mí, así propiamente dicho, no me han regalado muchas veces flores en mi vida. Yo sé que es estupido, inmensamente perecedero, pero, me encanta mirarlas, me encanta lo que significan, me hacen feliz.
Ayer había una rosa encima de mi cama..."oh qué pastelada" diréis (y no cuento qué más había para no subirle el azúcar al público aquí presente), pero la coña es que no, que no fue un día pastel, ni rosita (o no más de la cuenta) fue un día con una gran excusa para poder hacer lo que mejor se nos da.
Yo, que soy una persona de poca paciencia, me sorprendo a mí misma. Digamos que el tiempo, que para mí una vez fue un esfuerzo sobrehumano de aguante y constancia, hoy en cambio, es simple fluidez. No sé si es que me hago mayor y veo las cosas con más tranquilidad, o es que la circustancia se brinda a ello. Va a ser la circustancia, más bien la persona, que me hace sentir que el tiempo es tiempo solo, y lo que es peor, a veces se emperra en hacérmelo entender (unidades, variables), pero es genial intentar captarle y a mitad darte cuenta de que es tontería pero querer seguir oyéndole.
Casi nunca hablo de él aquí, por supersticiones mías (y como se joda por la gracia, la liamos), pero merece la pena saltarse las normas un día.
Ha sido extremadamente dificil llegar hasta aquí, pero estamos, y como dijo un gran sabio un día: "A mí me gusta pensar en lo que todavía no nos ha pasado".
Estoy mala, en la cama, pero mirar hacia mi mesa, me hace sentir mejor.
Así es que mañana, me levantaré, me abrigaré mucho, e iré a hacer las cosas que debo de hacer, esperando que vaya pasando lo que vaya viniendo, you know...keeping it real!

DC2NY

C'est le zoo! Y me trajo un poquito...

1 dic. 2008

Where the new york city winters arent bleedin me...

He escrito "blog" en la búsqueda de mensajes de mi correo en google y me han salido unos cuantos...
Cuando escribo en la galería no puedo colgarlos, porque la página no abre, asi que lo escribo en el correo, y me lo auto mando (como ahora). Pero luego nunca me acuerdo (o por razones más extrañas y complicadas de explicar, paso) de colgarlos.
Esta mañana he llegado tarde al trabajo, quería bajarme algunas canciones que me ayudaran a llevar el frío...

Now the years are rolling by me, they are rockin even me
I am older than I once was, and younger than Ill be, thats not unusual
No it isnt strange, after changes upon changes, we are more or less the same
After changes we are more or less the same
Vaya semanita... (se acordará Eleno de los sketchs de cuando veía la tele vasca?). Hoy es 1 de Diciembre, un mes que en general me gusta, ojalá me hiciera la Navidad tanta ilusión como hace 4 ó 5 años, pero bueno, esas cosas se las lleva el viento, el tiempo y frío.
Ahora la vida se hace más perra en algunas cosas, y otros días saca brillo y pasan cosas buenas, y sonríes como si fuera 6 de Enero y tu llevaras un pijama-manta.
El pijama-manta era lo que mi madre me ponía de pequeña cuando vivíamos en Víznar especialmente para que no me encontrara una mañana en mi cama blanca, hipotérmica perdida. Como su nombre indíca era como una manta, metías los pies y los brazos y se cerraba por la barriga. Recordar recuerdo bien 2 de ellos, uno verde y uno amarillo que le gasté los talones corriento por el pasillo y poniendo los pies sobre el brasero. Así me cargué muchos calcetines. Con eso puesto y la barriguilla, parecías un oso amoroso. Tenía su gracia. No los he visto nunca más, solo para bebés muy pequeños. No se porqué se da por sentado que los adultos no pasan frío.
La historia es que hay cosas que te mantienen con ilusión, a pesar de que casi cada día pasan cosas que te hacen pensar en el poquísimo sentido y la poca felicidad que te crea las cosas que son "como tienen que ser las cosas".
Pero, son esas las que te hacen querer seguir un poquito más; la cervecita (yo clara como mucho) con la mejor sonrisa en frente,y la frente alta, las altas horas de la madrugada, las noches sin pijama-manta, ni manta ni pijama, las películas malas, la banda sonora de la gran película, tu propia banda sonora que es la mejor música, la música chorra, el chorreo de la olla en la cocina, el cariño que se cuece, que se pongan cariñosos, que te llamen, llamar por el teléfono fijo y poder hablar todo lo que quieras, y darle todo lo que quiere porque puedes.
He notado que hablo mucho últimamente de lo cabreada que ando con trabajos y mierdas del baile que me iban a volver loca, y la galería y la facultad, y la poca motivación, y la pena por cosas que no se pueden arreglar, y el miedo...y he pensado, que buscar una sonrisa hoy, que empieza Diciembre y las calles se iluminan (muy horteramente, pero lo hacen), podría ser un principio de volver a creer en la Navidad, o al menos, como en clase: en lo bello.