11 ene. 2009

En resumidas cuentas

Finalmente el 2009 comienza mañana.
El curso, ya sabéis...no sé hasta qué edad mides la vida en cursos escolares. Pero por ahora lo sigo haciendo.
Dije que escribiría y lo fui dejando, pero aquí vuelvo, habrá que actualizar esto...
Bueno, acabó el año bien, terminé la galería con un sabor ambiguo, con la sensación de estar liberada y perdida...¿Y ahora? Bueno, vienen exámenes, y búsqueda de trabajo. Y más allá no sé, pero estos días de fiestas, de frío (muchísimo!) de rebajas y de "buenas acciones" a las cosas les ha dado tiempo a girar tantos grados como podáis imaginar.
Tengo la sensación de cansancio pegada a la espalda, me gustaría meterme en mi enoooorme libro en francés y cerrar la tapa, introducirme dentro de una imágen de una obra y ser fotografía, eterna, pero variable, imperturbable, y a ser posible en blanco y negro.
No me puedo quejar, vinieron los reyes y trajeron algo que por aquí se va a notar bastante...una cámara de fotos! llevo poco con ella y ya he hecho fotos a cuanta tontería me cruzo. Me da pena no tener casi imágenes de estos dos últimos años en Madrid. Me cansé de llevar la réflex a todos lados...¿o me quedé sin dinero para revelar? No sé qué es lo que ocurrió antes.
Pero bueno, me enfrento como cualquier matriculado, a un largo mes de batalla, ni son pocos ni cobardes, pero es lo que hay.
Mientras, me doy un tiempo límite de darle vueltas a la cabeza: las 12 de la noche (un poner), y luego: pista. Ya sabéis, como esos propósitos que la gente escribe a principios de enero y piensa que los va a cumplir, que escribirlos les va a hacer ser mejores personas...no suelo hacer eso. No por nada, si no porque engañar a los demás está feo, pero engañarte a ti mismo...eso está pa echarlo.
Estaba pensando ahora (he tenido que parar de escribir por un tema de convivencia), en ese anuncio: redecora tu vida. Tranquilidad, estoy en ello. Poco a poco se van juntando recortes de cosas en la carpeta negra, y entre todas serán el amago de mural que quiero poner en mi cuarto. Me atrae la idea de que sea mío. El único problema es que no sé qué pared elegir...y teniendo en cuenta que mi cuarto es...introvertido, tampoco a mucho qué dudar, pero no me decido. Como digo, estamos en proceso.
Ducha, cena and keep on trying.

No hay comentarios: