29 abr. 2009

un poquito



Me he despertado con un resorte en el culo. Mi última oportunidad para hablar con Urrutia (yo como siempre...). Pensé que llegaría la primera: son las 10 de la mñana y la tutoría no empieza hasta las 11...malo sería. Pues no. Ya había una chica sentada en la puerta. Para mi tranquilidad a ella le pintaba la cosa un poco peor que a mí, yo ya había ido un par de veces a hablar con él y ya había presentado el trabajo...ufff...

Para cuando fueron las 11, había más gente que en la guerra y el pobre con un cabreo...
Le enseñé mis dibujos y mi idea (a la cual los primeros no hacen mucha justicia, pero en fin). Y le ha parecido muy bonita, pero creo que quiere destruir mis columnas para hacerlas más...abstractas. ¿Mil años pintando persas y ahora me dices que no? No me sulfuro porque es un pedazo de profesor, las cosas como son.

A todo esto, no sé si lo he comentado anteriormente, pero este jaleo viene a cuento de un trabajo de la asignatura de diseño: Diseñar el decorado y vestuario para una escena de una ópera (a elegir entre tres). La mía es el aria de la reina de la noche de la flauta mágica por varias razones. (lo siento si ya he contado esto o puesto el enlace, pero no me acuerdo y no me voy a poner a mirar ahora).

Así que aquí comienza mi periplo. Hoy es miércoles, ¿no? bueno pues me mudo el viernes y entrego este trabajo y dos más el lunes. Afortunadamente tengo una ayuda excelente que me van a ayudar y por turnos a sobrevivir a esto. Si es que luego lo pienso y digo...pero si yo no tengo tantas cosas..."cállate anda, cállate".

Bueno, aquí os dejo una foto de los bocetos, que los dibujos finales buenos se los queda una servidora (y a parte los tengo que terminar este fin de semana...ejem ejem).

No hay comentarios: