13 jul. 2011

Intelectuales.

Ayer después de trabajar fui a cenar con Pat. 
Le comenté el libro de un nuevo escritor, una barrabasada como otra cualquiera, el hijo de alguien que ha decidido ser progre trasnochado y hacerse un libro que la contraportada filosófico-barata ya te hace querer sacarte las bolas de los ojos de las cuencas.
Hablábamos las dos del futuro, (lo futurible y lo presentible) y le dije "mira, yo lo que quiero ser es rica de EL PAIS semanal, rica de Prisa, de esta gente que es rica pero la foto se la hace en su biblioteca progre de su pedazo de piso en Malasaña". Ese rico es el que tiene gracia. El rico de palos de golf, polo azul celeste, y pared de cristal ya no tiene chiste ninguno.

Y poniéndonos ya serias, viendo el panorama, se llegan a cosas claras.
Le contaba sobre el libro este famoso (supongo que gracias Elena por ese atentado terrorista en mi email con el enlace a la página del libro), y una anécdota que tuve no hace tanto en Madrid con el susodicho, que un poco más y salto de mi butaca en el Prado de la risa nerviosa que me estaba dando su autocoloquio. Le cuento que estas cosas me indignan mucho. A mí usar la palanca me parece genial si es que puedes, si tu padre es el presidente de...qué se yo, la editorial planeta, pues tío sí, dedícate a ser editor o a escribir o a invertir. Bien por ti. Es más, dedícate y pégame un toque cuando puedas. Pero al menos espérate a formarte un poco, gánatelo, dile a tu padre que te mande a un College y se deje de universidades, dile que tú por abrir fronteras como ya has pasado una temporada en NY te vas a ir a Finlandia a ver qué se cuece allí. No sé, ya que te llevas lo de otro, que al menos sirva de algo.

Le decía que la gente así, me resulta ya difícil de administrar en mi día a día. Estos discursos densos filosóficos de El Jueves, me dan mucha pereza. Y son tantos...y taaan repetidos. Entre críticos, comisarios (todos somos comisarios! viva!) y artistas... ha nacido una estrella. Bueno, mil y pico. Cada vez más me encuentro textos, hojas de sala o entrevistas en las que no se entiende NADA. Pero nada de nada. Pajas mentales infinitas con muchísima cara, gente que cita a otros a diestro y siniestro y sospechosamente de un modo muy wikipédico. Textos que son tan complicados y densos que ya han ganado la partida, nadie les va a rebatir esa expo o ese libro, porque no se entiende, no lo entienden ellos, o lo que es lo mismo, su aportación es igual a cero.

Hablábamos Patricia y yo de estos intelectuales del momento. Esta gente que es intelectual en su círculo, y yo recomiendo tu libro y tu recomiendas mi expo. Y aquí en nuestro barrio somos lo más pero fuera no nos dan ni una beca para pipas. Me pregunto si eso no les da ninguna pista sobre la poca definición del momento que estamos viviendo.
A mí esta gente, si me pilla el día bien me parece hasta divertida, y oye valoro lo que hacen, porque su rato le habrán echado a hacer lo que sea que piensen que están haciendo. Pero al final del día es triste. Te pones ahí, a que te hablen con esdrújulas (ole tú) y con citas y notas a pie de página y la cabeza ya no te va, y notas como la sangre ya no sube, y decides que vas a asentir y te vas a ir a casa dibujando en el metro algo por detrás de la hoja de sala, y que definitivamente no te gastas 6000 pavos en el máster de este señor, porque negocios ya, los justos.
Pat me dijo: "es triste, pero a mí me prepararon para hacer algo grande, me dijeron en la Universidad: chica tu eres diferente. Tú vas a cambiar el mundo. Tú eres mejor persona, porque no has estudiado ADE, tú estás educando el alma. Y es mentira".
Y así fue. Tengo en la cabeza más de un momento en la facultad de verte delante del de turno diciéndote cosas así, "los de Derecho no tienen corazón, es la gente como tú la que ha cambiado la historia de la humanidad, esto es el siglo XIX, coge tu linterna y disfruta." Gente que te viene y te habla de tu curriculum, como si tú no lo supieras ya. Macho que no son fechas! que es mi vida!. El caso es que has ido, has vuelto y aquí no pasa nada. Que hombre, di tú que yo no soy nadie, es de esperar que yo no cambie nada, pero sí que lo espero de la gente que me vende el rollo.

Me da pena porque se me cae la cara de vergüenza en la mitad de las exposiciones a las que voy, porque ya no sé cómo defenderlas.
Se me cae la cara de vergüenza cuando tengo que escuchar/leer a alguien que se cree el gran descubridor y el y yo y tú sabemos que no. Pero ahí queda eso. Gente que se autodefine "filósofo" "comisario independiente" "escritor" "poeta"... y claro, tú te quedas ahí, esperando a que te digan algo que te cambie la vida, que te diga que se ha ido con dos duros de mierda a hacerse el gran tour como dice Patricia, a ver el mundo, a no ser nadie en todos lados, a escuchar aprender para el pueblo defender, y ha venido con ideas y no con sermones, y al fin hijos míos, estáis salvados!
Pero no. Lo que te va a pasar es que se va a empujar las gafas hacia arriba, te va a hacer dos citas, una mención, dará un sorbo al vino en el vaso de plástico y dejarás de escuchar tan pronto te des cuenta de que te está recitando la introducción del libro que leíste hace un mes.

Menos mal que yo soy rubia.

1 comentario:

Tris dijo...

Hoy la q se ha despertao calentita he sido yo... Y me he dado cuenta porque todos somos (vamos de) intelectuales delante del grafitti callejero más cutre del universo. Un busto (no es esdrújula pero casi!) al que le está apunto de entrar la palabra "ESCUCHA" en una oreja. Primera reflexión: por qué voy a escuchar a alguien que literalmente ensucia un muro (sabes lo pro-street art que soy, esto ENSUCIABA). Seguro q el tip@ se cree un pseudoBasquiat-intelectualoide al que uno debe escuchar y pam! aquí me vino la reflexión. En realidad la posmodernidad baudrilliana no ha muerto, como tu querido amigo anuncia, solo que le han salido más cabezas!!! Esto es una especie de monstruo! Miles de discursos que EXIGEN ser oídos (que no digo que alguno deba ser bueno...) pero con el esdrújulo problema de que nadie escucha: mesas redondas donde solo hay amigos de los ponentes, inauguraciones a las que tienes que sobornar a gente para q parezcan llenas/exitosas, conferencias a cambio de créditos de libre elección... Nadie está realmente para otro que no sea sí mismo, de ahí la (maldita) endogamia... Véase en qué va a quedar el 15-M...
Ojalá alguien no pidiera ser escuchado pero fuera realmente oído