19 jun. 2008

¿crisis?

Copio aqui lo escrito hace una semana pero que no he podido colgar por imposibilidades técnicas...

Periodo de desaceleración de no sequé, crisis vamos.
Yo la crisis, después de trabajar el otro día me la paso por el forro. Si la gente que sale por la Latina tiene pasta para dejarse 40 pavos en copas una noche, entonces lo que yo les veo es “mu aceleraos”.
Pues si señores el otro día estuve ahí en un barecito trabajando por la noche, sus 5 horitas. El nombre del sitio lo diré cuando me cojan seguro, momento en el cual aún no estamos, pero confiemos en las buenas vibraciones.
De resto correr detrás de un chino por el centro sigue siendo -aquí en Madrid-, un deporte olímpico.
Los exámenes son una maldición de los dioses, pero me quedan 5 dias, 5 dias tras los cuales me pienso tumbar boca arriba cual lagarto todo el rato que no esté trabajando.
De entre las experiencias divertidas de estos días, figura mi visita al ginecólogo, que creo recordar que no la he contado aún. Mmmm…¿habéis visto una película muy mala que se llama El doctor T y las mujeres?. Bueno, en cualquier caso no hará falta que perdáis el tiempo haciéndolo cuando os diga que es el tio de Pretty Woman, que resulta ser ginecólogo, todas le adoran, él es marido y padre perfecto y su vida se desmorona por las mujeres: su esposa se vuelve loca, su hija que se va a casar resulta ser lesbiana, una paciente (o varias) le quieren violar y al final acaba de modo surrealista...en fin, lo conocido entre los entendidos como chustas insoportabilis.
El ginecólogo es un hombre (me quejo pero recomiendo mil veces más a un ginecólogo que a una ginecóloga) que sin mediar muchas palabras te abre de piernas en una cosa horrible llamada potro. Aquello está lleno de animales, cocodrilo, potro…A mí que me hizo una ecografía y alguna prueba más que ya iré a recoger y me enteraré del nombre, diré que el tio no medió palabra, ni antes ni después, eso quiere decir que salí de allí con unas fotos de mí por dentro y fin. Afortunadamente la enfermera me dijo que en general estaba todo bien y me explicó lo de las pruebas. ¿no creéis vosotros que si uno es un médico y además uno tan delicado como ese, debería intentar facilitar un poco la cosa?
Estando ahí sentada me acordé de los médicos de USA, esos que te preguntan 15 veces si te pueden tocar aquí y aquí y aquí, y te están tocando el brazo. Al ser (como dije alguna vez ya) tan grande la preocupación por que no les denuncies por abuso y les jodas la vida, las medidas son tantas que finalmente como es natural, resultan ridículas. Aquí a ese punto de histeria no hemos llegado, ya caerá. Mientras los médicos pasan bastante de tu historia. Viva España.
Hablando de España, parece que hemos ganado. Yo ayer tenía la misión de retransmitir vía sms los goles del partido. De camino a la plaza de la luna, a la preparación de la magnífica fiesta de bodypainting de Juan, iba yo por Fuencarral con la radio y metió gol torres. GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL GOLGOLGOLGOLGOOOOOOOOL DE TORRES. Me salió del alma, costumbrismo, qué se yo. El caso es que 4 chavales que estaban ahí (y toda la calle que se giró en plan “oye aquí no somos de esos alternativos, fuera”) vinieron corriendo, a preguntar que cómo, que de quién y ahí me ves a mi. Me sentí como en la guerra cuentan, uno escuchando radio Londres bajito para que no lo oyera la policía y retransmitiendo lo que decían al resto.
Al resto de la tarde-noche, le siguió el surrealismo: me meto en un sitio que se llama la casa de la carne con los más gay de España, y ahí nos ves, poniendo bebidas, interactuando y flipando con el trabajo tan genial que hicieron los maquilladores, ya caerá una foto.
Kebap y Latina.Arrrrrgggggggggg por qué la gente se lo está pasando tan tan bien? No pasa nada, es más me quejo poco los exámenes de este cuatrimestre (los que puedo hacer) me gustan bastante y no son difíciles de estudiar para mí. Me congratulo.
Nos prometemos una gran fiesta al sol cuando todo acabe, mucho alcohol para alimentar la úlcera, que la tengo abandonada a la pobre, y calor, que ya toca, coño.

No hay comentarios: