1 may. 2008

No quiero para mí...

Si antes era blanco ahora es negro, si antes era negro ahora es blanco...no sé realmente en qué está la cosa y hasta que punto soy capaz de meterla en technicolor...no lo sé.
Veo esfuerzos pero yo sé que esas cosas son momentáneas, son muy fugaces.
He pensado muchísimo en qué pasaría si llegara el momento de la verdad, en mi sensación física, anímica...en mis sentimientos.
La verdad es que pica, la verdad es que duele ver, y duele enfrentarse a todo, tragar, agachar la cabeza estándo tan lejos. Duele el cuerpo y las piernas, y las ganas.
¿Cómo puede haber sido que en un segundo, un pequeño incidente empujara a otros y la historia cambiara tan radicalmente? Es todo tan delicado.
La verguenza es algo que los de Cádiz pues usamos poco, y la pequeña porción que debe de haber en mí me comío hace 2 noches pensando la verguenza que me daba todo. Pero aún con ella seguí, porque me importa más todo el trabajo que el fallo. Confiaba por algún sitio dentro de mi cabeza que mi sobrenombre no fuera "tonta", pero es lo que hay. Ahora solo queda vivir, no olvidar, porque si no no se aprende, y seguir y dar y recibir. Yo quiero ser mayor y ser feliz, y que no me destruyan las tonterías de "la juventud", la madurez se apodere de nosotros dejando que seamos niños para siempre.
Yo no quiero mirar con odio, no quiero oirlo en mi boca, no quiero penas eternas ni malas palabras. No quiero nervios, ni lloros, ni mentiras. No me gustan los políticos.
Voy a volver a Febrero, donde me juré que lo que había pasado hasta entonces allí se quedaba, voy a volver allí, a pasarlo bien, y me voy a Paris señores, porque ya tengo billetes, me voy a la ciudad de la luz a que ilumine el despegue de esto. Me voy porque es lo que más quiero, con lo que más quiero, porque queremos.
No prometo nada, no prometo calma eterna (porque soy de fuego, eso dicen en el periódico) pero doy gracias por los intentos. Sé que me hacen falta muchas cosas, me van a hacer falta muchos pasos, y la mayoría no son míos. Pero lo bueno es que sé que estoy en el camino perfecto, rumbo a casa.

No hay comentarios: