12 sept. 2009

A cántaros

Tiene que llover a cántaros...a cántaros.
Esas frases hechas a veces las dices y no las piensas, pero ¿a cántaros? me encanta la palabra, fonéticamente, metafóricamente, visualmente...físicamente.
Esta canción hizo famoso a mi padre en mi familia...es su hit.

Ten tu barro dispuesto, elegido tu sitio
preparada tu marcha.
Hay que doler de la vida hasta creer
que tiene que llover
a cántaros.

...me suena raro oirlo en otra voz que no sea la suya

Parece que hay épocas y épocas. Personalmente, ODIO mi estómago porque bueno, estar mala es una cosa que te puede joder más o menos, pero como dice Fernandito: "los dolores viscerales son una mierda". De estas cosas que te suelta que tu te quedas así diciendo: "¿el qué? a mi na más que me duele el estómago, eh?".
Aquí sigo recluida, pero me pienso dar el alta en breve, entre otras cosas porque me queda mucho que hacer y mucha gente de la que despedirme aún. Y con suerte la ciudad me va a dar un poco de lluvia hoy, que es lo que me hace falta.

A mitad de tarde, viendo Northen Exposure me ha llamado Blanca...Ramírez ha muerto. Hace bastante, le dediqué un post por aquí. Un profesor de Vanguardias impresionante, misterioso y encantador...¡pero si su optativa era Arte Marginal!. Una gran memoria, aquí quedan sus libros, para quien quiera seguirle oyendo.

Mientras voy a seguir aquí, releyendo Anna Karenina, dando los últimos golpes a mis ideas. En realidad creo, que en 24 horas me he hecho un poquito más mayor.

Tu y yo muchacha estamos hechos de nubes...


:)

No hay comentarios: