14 oct. 2009

Estuches


Barcelona va muy muy lentito...y tengo una ventana que no se apaga nunca.

Ayer fue el primer día del curso, algún reencuentro de Julio y muchas ganas de empezar, ¿sabes ese olor a lápices recién afilados y a cuadernos nuevos? ¿A mochilas con las etiquetas puestas y promesas de no romperla este año?
Buena pinta el planteamiento del curso, buen ambiente en la clase, incluso hay otra chica de Arte!! ya era hora! Y la suerte de que esté Carolina (del curso de Julio) que ya nos conocemos y siempre relaja el primer día.
En realidad la clase no tiene nada que ver con lo que me esperaba, y eso que yo era la única con la lista de clase, por lo que podía hacerme más o menos una idea. Pero muy bien, la verdad, tengo muchas ganas de pillar el ritmo.
He de decir que ya he fallado un poco con mis obligaciones de tutora, porque me olvidé completamente de pasar la lista de clase a ordenador...gracias...así que cuando llegué no solo no había hecho eso, si no que además había entrado un chico en el último momento y tendría que haber grabado un USB más (todos reciben un USB con la información básica dentro).
Va a ser extraño salir de clase tan tarde, pero pasó algo genial bajando Torrent de l'Olla, y es que me dió frío! finalmente! ya era hora!
Tengo ganas de llevar jersey y de acurrucarme en él al sentarme, echo de menos la sensación de alivio que da el calor al entrar a un sitio, tanto, que casi echo de menos la punta de la nariz roja del frío. Pero por ahora con un jersey me basta.

En Barcelona nunca es Otoño y la playa es eterna.

No hay comentarios: