25 nov. 2009

De bebés, Japón y demás enseres personales...

Ayer soñé que tenía que cuidar a un bebé super gordito.
No sé de quién era pero como si fuera mío, me lo llevaba a "mi casa" que me recordaba mucho a la del Pacheco y la Nena, y cuando le daba de comer parecía que el niño era capaz de comer del cazo de servir directamente. Pero era lindísimo.
Creo que todo esto viene de la coña que tuvimos el domingo Ana y yo en la tienda Disney: "porque si yo tuviera un bebé lo cebaría, para que estuviera super gordito y todo apretadito" y mira, creo que el subconsciente me ha querido dar una lección y me ha mostrado que ese bebé pesaba un quintal. Optaré por una dieta equilibrada.
Después de ese sueño, me levanté, me preparé y me fui con Enriquetta a la biblioteca del MACBA, a ver qué se cuece en Japón...
Salí de allí tan de los nervios que estuve con un tic en el ojo durante toda la clase.
Quiero hacer un inciso para esto: un tic en el ojo, al menos en mi caso, es algo que no notan los demás, pero yo lo siento. Es tan molesto como el hipo, que de primeras los soportas pero llegado a un punto te quieres abrir las venas en canal.
Continuo: presenté el guión expositivo y las piezas. Y bien, bastante bien, si no fuera porque parece que hacer algo relacionado con arte no es expositivamente tan práctico. Todos igual: el tema es realmente interesante y muy dificil de desarrollar....ya lo sé hijo, ya lo sé...
Bueno, al final estoy contenta porque a mi no me destriparon mucho pero ayer se pusieron las cosas feas en clase y a ver por dónde suena la flauta.
Pero hoy por la mañana un poco de paz, y luego volveré a coger el ritmo.

No hay comentarios: