22 nov. 2009

Paris I

Paris Je t'aime.
Finalmente el descanso, pero casi se añora el movimiento.
Martes médico, presentación e inauguración...y todo bien, gracias. La verdad es que con lo montado (en sí) en la galería estoy muy contenta, va a ser agradable estar rodeada de esas piezas durante un mes o así.
La presentación del proyecto final fue bastante bien por lo visto, y ahora quedaba lo más gracioso, venirse a Paris el Jueves (previa renovación del DNI en el último momento).
Llegar a Paris fue una odisea, pero mereció la pena, esperándo a Ana y Jorge en la boca de metro, bajo la bombilla blanca pensé "pero yo qué hago aquí?", pero hubo respuesta rápida.
Conti (Ana) tengo que decirlo, vive en una casa magníficamente alta y grande. La vida devuelve los sacrificios!
Ha sido divertido reencontrarnos y reirnos de las mismas idioteces de siempre, las cuales el pobre jorge no tuvo más remedio que oir.
Los dos dias, viernes y sábado han volado parisinamente ante mis ojos, ha sido todo una combinación de buena suerte y casualidades estupendas con la gente, con el tiempo y con las familias que colaboraron. La verdad es que ha sido el ejemplo de un trabajo progresivo bonito y con una buena historia detrás.
Anoche después de cenar veíamos el material y no te cansas de repetir el día, porque 1: ha salido bastante bien todo, y 2: las niñas que participaron en la torre eran para que te las envolvieran y te las llevaras a casa.
Cuando vi terminado todo y me senté finalmente, me di cuenta de que estaba en la Torre Eiffel y de pronto, llegué a Paris.
Tengo unas ganas inmensas de ver cómo quedará la cosa el jueves que viene en Londres y ver el material editado. Porque sin duda va a merecer la pena.
Éste es un tipo de trabajo (es un trabajo lo que he hecho estos dias?) que podría hacer toda mi vida sin problemas, leer una idea de alguien, algo que te parece bueno, verlo hecho y verle la cara al padre de la criatura y a todos los que colaboran, merece mucho la pena. La verdad es que no, no es un trabajo.
Ahora me queda el domingo de paseo (y algo tendré que pensar para el martes) y si Ana regresa disfrutar un poquito de las cosas por las que el tiempo no pasa.
Esto se parece mucho más a la vida.

No hay comentarios: