13 ago. 2008

orquídeas


Finalmente lo tengo!
Doler doler...no ha dolido, más bien es molesto. Ahora tengo que cuidarlo, y lo hago como si tuviera un bebé.
Salí de allí con mis dos mujeres de la mano y haciendo una especie de ruido animal en plan SI COÑO!
y ahora qué? pues lo miro, y lo remiro, y pienso en lo que significa para mí, y en porqué ha sido finalmente una orquídea, y no nada más.
Y aquí está la foto, porque lo prometido es deuda.
Lo más gracioso es que el chico que me lo ha hecho viene de tatuar en NY y se va el año que viene a tatuar a Washington...se me puso cara de qué??? vale, todo cuadra. Le dije que DC apestaba un poco, y me dijo que sinceramente le jodía tener que estar allí teniendo NY tan cerca, pero mi respuesta fue rápida: Son solo 4 horitas en bus.
Resulta que el chico había estudiado Filosofía en la UAM, y conocía a muchos de nuestros profesores, hablamos del blog de Fernando Castro, que yo había leído justo antes de salir de casa. De lo colgado que está y lo genial a la vez, de las galerias, y todo eso. Bueno más bien él hablaba y yo hacía como que escuchaba. Las pobres elenas sufrieron mis apretones de mano como si de un parto se tratara, y finalmente salí por esa puerta con una nueva marca, con una esquina doblada, un post-it que me señala recordándome de dónde vengo y a dónde debo ir.

1 comentario:

Laura dijo...

Ninia! Qué chulo! Yo aún no soy capaz de decidir qué dibujo quiero, pero antes o después me haré alguno :)

A ver si te cazo por le messenger, besos, Laura