25 ago. 2008

Reflexiones de la digestión.


Me he quemado la mano con el agua de la pasta...al principio no he sido capaz de decir nada hasta que al segundo siguiente he pensado: grita tonta! que te duele!
He estado pensando en lo que decía ayer de esta amiga mía que se va a hacer pareja de hecho. No hace mucho hablábamos unas cuantas de que ahora hay listas de boda, de comunión, de confirmación...la idea es irte al Corte Inglés y hacerte la carta de los reyes magos:
Queridos Reyes Magos:
Como este año me confirmo en lo de ser católica, apostólica y romana, quiero que me traigáis.....
Me pregunto si con lo de mi amiga será igual. Conociéndola no, la verdad, pero al decirme que quería que estuviera con ella y con el novio, me pregunté: "será que para hacer eso necesitan testigos?" A mi me alegra mucho que quiera que lo celebre con ellos, desde luego, pero me pareció raro preguntar que si yo tenía que hacer algo, como la gente cuando le invitan a cenar y pregunta que si tienen que llevar algo...me tendré que presentar con un bizcocho?
Así es la evolución señores.
Cambiando de tema, en el viaje de ida a Madrid en el bus, en las 6 horas y pico que tardé...que se dice pronto...me aburrí como una mona, y en uno de esos momentos de mirada perdida, me encontré con los ojos clavados en el reposa brazos del asiento de delante, donde claramente se podía leer: Poyas en hoyas.
Tal cual. Recordé a Eleno, que le he explicado últimamente el profundo y eterno significado de la palabra mencionada en Granada. Vale para todo como algunos ya sabréis. Poyas en hoyas viene siendo "ni de coña marinera". Pero sé que la frase que más le gusta a Eleno es "es pa poyas", que traducido es "si es pa ná es tonteria".
Luego no me digáis que no aprendéis cosas conmigo.
Phi para esta noche.

No hay comentarios: