24 ago. 2008

visto y no visto


Yo tenía la intención de hablar Madrid, del viaje improvisado, de la primera salida con mi compañera de piso, de los amigos, de las visitas aquí en Granada...pero no.
Voy a hablar del puto bus que me ha traido hasta aquí.
Ya hay que tener poco corazón para llenar un autobús con destino Andalucía de gente en Agosto con el aire acondicionado roto...
En fin, ahora que me he desahogado paso a algo más alegre: Una amiga mía se arrejunta, es decir, se va a hacer pareja de hecho con su novio...ooohhh qué tierno.
Me ha pedido que esté con ellos para tan señalada ocasión. Yo he aceptado claro, me alegro mucho por ellos y espero que les una en el buen sentido y les dé ventajas fiscales.
Yo mientras, caigo en el error de la educación (o de la penilla, qué se yo) una vez más. Pero aquí no se sorprende nadie.
De resto, Madrid ha sido una diversión fugaz, como la propia ciudad, como el viaje, como yo últimamente, que los instantes en mi vida son fugaces y tan pronto parece sonreir como se tuerce...pero cada vez está más en mi mano.
Al llegar a la estación de Granada, sentí de nuevo esa cosa de "joder, quiero estar en Madrid" y me alegré...creo que estoy volviendo un poco a la normalidad.
Yo también soy humana, y no me gusta rendirme, no lo hago y no me lo admito, y mira sigo viva.
Mañana hablaré del número phi.
Mientras dejo una foto de Caro y yo, una de mis nuevas compañeras de piso, una loca de la vida que es cocinera, argentina , y que por ahora ya nos hemos planificado nuestras vidas. Si la primera noche que salimos suena música y más música de calidad, y se la sabe toda, entonces...esto promete.

No hay comentarios: